SÍNTOMAS DE LA HIPERTENSIÓN PULMONAR: PRESÍNCOPE Y SÍNCOPE

Denominamos presíncope a una crisis de malestar súbito en la que se produce un mareo intenso, sudor frío, debilidad repentina y sensación de pérdida de equilibrio y de desmayo inminente, pudiendo asociarse también otros síntomas como náuseas, visión borrosa, palpitaciones, zumbido de oídos, sudoración fría, frio en las extremidades, etc. Se denomina presíncope porque en este cuadro el organismo consigue mantenerse consciente y no se llega finalmente a perder el conocimiento. El síncope, en cambio, es la pérdida brusca y transitoria de conciencia con pérdida del tono muscular y recuperación espontánea, sin intervención médica o farmacológica.

El episodio sincopal es breve (dura menos de un par de minutos) y va seguido de una recuperación rápida y completa. Las personas afectadas pueden quejarse de mareos o aparición de puntos luminosos, visión borrosa entre otros síntomas previos al desmayo. Ocurre cuando no le llega suficiente oxígeno al cerebro porque no se encuentra suficientemente irrigado. En algunas ocasiones puede ir acompañado de movimientos anormales y de relajación de esfínteres. Aunque estas manifestaciones son típicas de la epilepsia, pueden en ocasiones aparecer en el síncope, sobre todo si el déficit de perfusión es prolongado. Los niños son particularmente susceptibles a desmayarse durante el ejercicio. Si bien algunos pacientes se desmayan, algunos nunca pierden la consciencia.

Son varias las causas que pueden ocasionar un síncope en pacientes con HP. (También existen muchas causas no relacionadas con la HAP que pueden producir un síncope.) Por ejemplo, cuando la circulación hacia el cerebro disminuye debido a que el corazón no bombea suficiente sangre, por problemas de arritmias, o que late demasiado rápido o demasiado lento. Una emoción fuerte, una tos fuerte persistente, o un dolor pueden activar el sistema nervioso y producir un síncope. Ansiedad y otras cosas pueden producir hiperventilación que a su vez puede terminar en un síncope (una disminución en el nivel de dióxido de carbono en su sangre hace que los vasos en el cerebro se estrechen.) Si permanece inmóvil durante un período largo de tiempo y no está utilizando los músculos de las piernas, la sangre puede acumularse en sus venas lo cual hace que su presión baje y usted pierda el conocimiento. Algunos pacientes con HAP se desmayan si se sientan o se paran muy rápido y su presión sanguínea cae al ponerse de pie (hipotensión ortostática).
El síncope relacionado con el ejercicio ocurre cuando su cuerpo no es capaz de satisfacer su necesidad de una mayor demanda de oxígeno y circulación de sangre mientras está ejercitándose. La presión sanguínea se desploma al igual que el paciente.

Recuerde que el material contenido en este blog está destinado solo a proveer información acerca de la Hipertensión Pulmonar con fines educacionales. No sustituye la consulta ni la opinión del médico
POR FAVOR ANTE CUALQUIER DUDA CONSULTE CON SU ESPECIALISTA DE REFERENCIA.

Recommended Posts

Leave a Comment