SALUD PULMONAR..¿SABIAS QUE MÁS DE LA MITAD DE LOS PACIENTES USAN MAL LOS PUFF O INHALADORES?

La constancia es crucial para que un tratamiento farmacológico sea eficaz. Los olvidos frecuentes suelen tener consecuencias.
En los tratamientos para el asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) no solo hay que acordarse de tomar la medicación, sino que hay que hacerlo bien. Lo cierto es que muchos pacientes no utilizan bien los inhaladores con los que se administran los fármacos para estas enfermedades.
Mario Bárcena, miembro del Grupo de Trabajo de Respiratorio de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), señala que hay dos tipos fundamentales de medicamentos que se administran mediante inhaladores: “Los broncodilatadores que, como su nombre indica, consiguen que las vías aéreas estrechadas por la enfermedad se dilaten; y los corticoides, que logran disminuir la inflamación de las vías aéreas, logrando también su dilatación”.
La vía inhalada tiene como ventaja, según Jordi Giner, enfermero respiratorio y miembro de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), “que se administran directamente en el órgano en el que queremos que hagan su efecto –el pulmón-, y por ello la dosis es mucho menor que si se administrasen por otra vía, con la consiguiente disminución de los posibles efectos secundarios”. Por otra parte, añade, “dependiendo del tipo de fármaco, su acción es mayor y mucho más rápida; en algunos casos, en minutos tienen casi un 90 por ciento de su efecto máximo”.
FALLOS MÁS COMUNES
En palabras del experto de la Separ, “los posibles errores en el uso de los dispositivos de inhalación los podemos dividir en dos grupos: debidos al mal uso de dispositivo y causados por una mala técnica de inhalación”.
Mal uso del dispositivo
Los errores se deben, fundamentalmente, a que el paciente no sigue bien el procedimiento de cada dispositivo para cargarlo, agitarlo cuando es necesario, saber cuándo está vacío… “No realizar correctamente estos pasos puede conllevar una mala, escasa o nula administración del fármaco”, asegura Giner.
Técnica de inhalación
Bárcena considera que hay dos errores comunes a todos los inhaladores, que además son muy importantes:
– No vaciar los pulmones antes de aplicarlo, mediante una exhalación intensa. “Si queremos llenar los pulmones con el fármaco, antes habrá que vaciarlos”, ilustra.
– No retener la respiración (apnea) entre 6 y 10 segundos después de utilizar el inhalador para dar tiempo a que el fármaco se deposite en las vías aéreas.
También hay que tener en cuenta los errores propios de cada dispositivo de inhalación. En los de polvo seco, el más común consiste en no hacer la inspiración profunda y enérgica, mientras que en los cartuchos presurizados el mayor escollo suele estar en no realizar bien la coordinación entre la inhalación y la pulsación del dispositivo. El experto de Semg subraya que, en este caso, “la pulsación debe ser inmediatamente posterior al inicio de la maniobra inspiratoria, que será lenta y constante”.
CONSECUENCIAS DE UN MAL USO
Una mala utilización de los dispositivos de inhalación impide que el fármaco llegue en la cantidad deseada al lugar apropiado, lo que se traduce en que “no se obtenga el efecto para el que está diseñado, que es controlar el asma o la EPOC”, resume Bárcena. “Sabemos que los pacientes que utilizan mal los dispositivos o menos veces de las indicadas tienen más crisis o agudizaciones, sufren más hospitalizaciones y tienen peor pronóstico y calidad de vida”, concluye.
El asma y la EPOC son enfermedades que no se curan, pero los fármacos logran controlar los síntomas de forma muy eficaz.
INNOVACIÓN PARA MEJORAR EL TRATAMIENTO
En los últimos tiempos se han introducido mejoras que facilitan la técnica de inhalación. Uno de los objetivos es proporcionar al paciente mejores herramientas para saber si ha tomado correctamente su dosis. “La mejor prueba es ver que mejoran sus problemas respiratorios”, indica Giner.
Pero también existen elementos en los dispositivos que pueden ofrecer ciertas informaciones al usuario. “Por ejemplo”, explica el enfermero respiratorio, “un clic cuando la inspiración ha sido lo suficientemente enérgica”. En su opinión, “aquí está el futuro de los dispositivos de inhalación”. La conexión a terminales de teléfonos móviles puede servir, además de para recordar cuándo hay que administrar la siguiente dosis, para “informar de la calidad de la maniobra”.
De hecho, la agencia de Estados Unidos responsable de la regulación de medicamentos, la FDA, ha aprobado recientemente el primer inhalador con un sensor incorporado que se conecta a una aplicación del teléfono móvil que puede supervisar el uso y la fuerza de la inhalación del usuario.
Una innovación reciente son los dispositivos presurizados que no tienen que ser activados para generar el aerosol e inhalar, sino que este se genera automáticamente con la maniobra inspiratoria del paciente. También se han desarrollado dispositivos de polvo seco con menos pasos; por ejemplo, los hay que se cargan automáticamente al abrirlos.
Fuente: SEPAR
Recuerde que el material contenido en este blog está destinado solo a proveer información acerca de la Hipertensión Pulmonar con fines educacionales. No sustituye la consulta ni la opinión del médico
POR FAVOR ANTE CUALQUIER DUDA CONSULTE CON SU ESPECIALISTA DE REFERENCIA.

Recommended Posts

Leave a Comment