¿SABÍAS QUE LAS ENFERMEDADES RESPIRATORIAS PUEDEN EMPEORAR CON EL CALOR? RECOMENDACIONES

“El calor y las altas temperaturas pueden agravar las enfermedades respiratorias”, afirma el neumonólogo español, Dr. Eusebi Chiner. El empeoramiento de la calidad del aire es el máximo responsable. Según informaciones de la Sociedad Madrileña de Neumología y Cirugía Torácica los días de verano en que el calor es más fuerte puede incrementar el riesgo de padecer enfermedades respiratorias agudas y agravar algunas patologías crónicas. El calor puede, además, reducir la habilidad del organismo para combatir las infecciones del sistema respiratorio.
Según explica Chiner, la alteración que se produce a nivel ambiental modifica las condiciones de humedad y temperatura de la mucosa de la vía aérea, tanto la nasal como la traqueobronquial, y ello hace que pueda alterarse el llamado transporte mucociliar; esto es, el mecanismo de defensa local que disponemos y que ayuda a eliminar las secreciones y las partículas nocivas para el pulmón. De hecho los pacientes con enfermedades respiratorias, que están en situación estable, acuden más a urgencias o incluso ingresan en el hospital potencialmente cuando existen cambios bruscos de temperatura”, expone el experto. Ya sea por el frío en invierno o en verano cuando se producen elevaciones bruscas o se mantienen en el tiempo.
CÓMO PREVENIR UN POSIBLE EMPEORAMIENTO
Realmente, son medidas muy sensatas y aplicables a la población general, afirma Chiner, pero los pacientes con enfermedades respiratorias más sensibles tienen que tenerlas más en cuenta. Las tres claves son: hidratarse correctamente, evitar la exposición solar, sobre todo en las horas centrales del día, y aprovechar las primeras y últimas horas del día para practicar ejercicio suave o caminar. Los especialistas recomiendan, a toda la población, caminar a paso ligero un mínimo de 30 minutos diarios.
¿Cuánta agua debemos beber? No podemos olvidarnos de la hidratación, el ‘abc’ del verano para toda la población. Más aún para las personas con enfermedades respiratorias. Al ingerir agua suficiente se hidratan las mucosas, garganta, bronquios y pulmones; disminuyendo la probabilidad de infecciones virales.
Las autoridades internacionales recomiendan beber 2,5 litros diarios para los hombres y dos litros para las mujeres. De esa cantidad, el 80% debe ser, directamente, agua y el 20% ingerirse a través de los alimentos. Se aconseja beber antes de tener sed, a intervalos regulares, de aproximadamente, unos 330 ml cada dos horas. Además de ello, es recomendable hacer uso de sombreros y gorras, llevar consigo una pequeña mochila preparada con agua y, por supuesto, no salir a la calle en las peores horas del día, en cuanto a exposición solar.
Recuerde que el material contenido en este blog está destinado solo a proveer información acerca de la Hipertensión Pulmonar con fines educacionales. No sustituye la consulta ni la opinión del médico
POR FAVOR ANTE CUALQUIER DUDA CONSULTE CON SU ESPECIALISTA DE REFERENCIA.

Recommended Posts

Leave a Comment