¿LA RESPIRACIÓN DIAFRAGMÁTICA PUEDE MEJORAR LA OXIGENACIÓN DE LOS PULMONES?

Hay pacientes que preguntan que por qué la respiración diafragmática es con la que se obtiene una mayor oxigenación. En realidad, cuando respiramos, son varios los músculos que cumplen con la función de introducir aire dentro los pulmones, sin embargo, el que más trabaja es el diafragma, y gracias a la respiración abdominal se consiguen múltiples beneficios.
Es importante recalcar que siempre trabajan en mayor o menor medida todos los músculos respiratorios, de esa manera, el cuerpo se asegura que haya respiración, aunque esta sea superficial.
Al tomar aire, se activan los músculos localizados tanto en la zona superior como inferior y costal del tórax. Sin embargo, de todos los involucrados en el acto de respirar, el que mayor carga de trabajo recibe es el diafragma. Por eso se habla de respiración o respiración abdominal.
¿Qué se consigue con la respiración diafragmática?
El diafragma es un músculo con forma de cúpula (cuando está relajado), unido a los pulmones en su borde inferior. En la inspiración, este músculo se contrae y se aplana, tirando de los pulmones hacia abajo para favorecer su expansión y llenado.
Hay que aclarar que recibe el nombre de respiración abdominal porque el diafragma, al moverse, empuja de las vísceras del abdomen hacia fuera, y no porque haya una activación de los músculos abdominales.
Esta respiración se centra, fundamentalmente, en llevar gran cantidad de aire a la parte baja de los pulmones, que es la que tiene mayor capacidad de alveolos, donde tiene lugar el intercambio de gases (oxígeno pasa a sangre y se recoge el dióxido de carbono).
Por eso la respiración diafragmática garantiza, con la exhalación, una mejor ventilación, captación de oxígeno y limpieza de los pulmones.
No obstante, la mejora en la oxigenación no es el único beneficio que podemos obtener de la respiración diafragmática.
Otro aspecto interesante de esta respiración es que el movimiento del diafragma activa el sistema nervioso parasimpático, encargado de la “respuesta de relajación” del organismo. Por ello, la respiración diafragmática también se utiliza como técnica de relajación.
La respiración es un acto automático de nuestro organismo que asegura la entrada y salida de aire en los pulmones, aunque también puede controlarse de manera voluntaria. Por esa razón, nosotros podemos intervenir en el movimiento del diafragma, trabajar con él y dirigirlo.
Ahora bien, ¿cómo puede practicar correctamente la respiración diafragmática?
A la hora de trabajar este tipo de respiración, dirija el aire hacia el abdomen. Debe ser un movimiento relajado y controlado, sin llegar nunca a forzar en exceso, ya que debe ser una respiración cómoda y agradable.
Para aprender a trabajar correctamente esta respiración, siga estas pautas. Con la práctica conseguirá dominar la técnica:
*Siéntese, tome consciencia de su respiración. Coloque sus manos sobre el abdomen y sienta como este se mueve durante la inspiración y la espiración. Este paso puede realizarlo también recostado o de pie.
*Empiece por una exhalación profunda por boca, vaciando sus pulmones por completo. Esto le ayudará a que la inspiración no empiece con aire dentro, ya que le provocaría la necesidad de inspirar profundamente, y el trabajo del diafragma sería mayor.
*Justo a continuación inhale profundo por la nariz, dirigiendo el aire hacia el abdomen, al mismo tiempo que este sale hacia fuera.
*La clave para que esta respiración funcione es coordinar la inspiración con el movimiento de abdomen hacia fuera, y la espiración con el movimiento de abdomen hacia dentro.
Puede practicar la respiración diafragmática durante el tiempo que sea necesario. Lo ideal es trabajarla en series de 10 o 15 respiraciones y descansar entre serie y serie, ya que al subir la saturación de oxígeno en sangre, puede provocar algo de mareo si se hace mucho tiempo seguido.
Recuerde, que esta respiración es ideal para los momentos de fatiga respiratoria o disnea, cuando los pulmones necesitan oxígeno para recuperarse y volver a la calma. Tambien es una buena opción para relajarse en momentos de angustia o nerviosismo.
Esta técnica es sencilla y una vez dominada, pueden aplicarla en cualquier momento del día para conseguir mejorar la oxigenación de sus pulmones.
Lo que más les suele costar a la hora de realizarla, es la coordinación de la respiración con el movimiento abdominal.
Fuente: Fisioterapeuta Marta Godín Vivancos

Recuerde que el material contenido en este blog está destinado solo a proveer información acerca de la Hipertensión Pulmonar con fines educacionales. No sustituye la consulta ni la opinión del médico
POR FAVOR ANTE CUALQUIER DUDA CONSULTE CON SU ESPECIALISTA DE REFERENCIA.

2

4

Recommended Posts

Leave a Comment