HISTORIAS QUE OXIGENAN EL ALMA

La resiliencia es la capacidad de cualquier ser humano para enfrentar positivamente situaciones que hayan puesto en riesgo su integridad psicofísica como la pérdida de seres queridos, el tener que enfrentar una dura enfermedad, el ser sobreviviente a tragedias naturales, entre otros traumas.

Es un mecanismo de respuesta que se construye en el tiempo mediante el cual una persona frente a situaciones adversas no sólo logra transformarlas de manera creativa, sino que sale fortalecida y transformada.

¿Cómo potenciar la resiliencia?

Si bien cada historia es única y especial, hay algunos factores que pueden ayudar a desarrollar esta capacidad resiliente. Algunos de ellos son:

  • Introspección: hacerse cargo de ese duelo, vivirlo, sin evadir la situación negativa que estamos atravesando
  • Aferrarse a los seres queridos: confiar en la contención y en el amor que brindan la familia, amigos, compañeros y todos aquellos que nos tiendan una mano.
  • Grupos de pares: permite compartir el dolor con otras personas que ya afrontaron una situación similar. Eso genera sentimientos de esperanza.
  • Terapia: la mirada de un especialista nos ayuda a levantar la autoestima y a corrernos de ese lugar de víctima.
  • Creencias espirituales o religiosas: aferrarse al camino de la fe en los momentos más adversos
  • Tener proyectos: la ilusión por cumplir esas metas será el motor que impulse la recuperación y la transformación.
  • Creatividad: permite canalizar el dolor y hacer catarsis a través de la escritura, la pintura, los dibujos, la música y otras actividades artísticas.
  • Humor: predisposición del espíritu a la alegría. Encontrar lo cómico en la propia tragedia. Lograr reírse de uno mismo es una buena terapia en medio de la tristeza.

Una vez que la persona comienza a transitar por el camino de la resiliencia se produce un desplazamiento en relación a los interrogantes que suele hacerse al conocer la mala noticia. El “por qué a mí” ahora puede transformarse en un “para qué” o en un “y por qué no a mí”. Este corrimiento se da como consecuencia de aceptar la situación y enfrentarla en forma activa en busca de la sanación.

Las características que poseen las personas resilientes son:

  • Disminución de la ansiedad y la depresión.
  • Buenos estilos de enfrentamiento
  • Autoestima alta.
  • Sentimientos de esperanza
  • Autonomía e independencia.
  • Mejoras en la relación con el entorno más cercano.
  • Empatía, conocimiento y manejo adecuado de las relaciones interpersonales.
  • Sentido del humor positivo
  • Mejor percepción de la calidad de vida, hay menos enojo
  • Ampliación de la red vincular
  • Iniciativa para concretar metas y proyectos personales y laborales.
  • Mejor actitud de afrontamiento de situaciones de estrés inevitables.
  • Desdramatización de los hechos cotidianos.

Desde este lugar invitamos a todos aquellos, pacientes o familiares, que quieran compartir sus historias de superación de la adversidad con el único propósito de ayudar a quienes aún no han alcanzado la aceptación.

Porque leer las experiencias de un otro igual a uno, que se vuelve un espejo en donde poder mirarse, ayuda a generar confianza y potenciar ese sentimiento de esperanza tan útil en momentos en que nos sentimos devastados

En caso de que quieras compartir tu historia contactate a través de info@hipertensionpulmonarargentina.org o bien podes llamarnos en los días y horarios de atención (Martes y Jueves de 15 a 18 hs) al 15-4673-8063.

Para leer algunas historias de superacion de pacientes y familiares hacer click aqui