GRIPE, RESFRÍO Y BRONQUIOLITIS, CÓMO PREVENIR LAS OTRAS ENFERMEDADES RESPIRATORIAS QUE VIENEN CON EL FRÍO

Son afecciones frecuentes en esta época del año, pero presentan ahora un riesgo mayor: combinadas con el coronavirus pueden agravar el cuadro. Cómo prevenirlas.
El COVID-19 no es la única, hay otras enfermedades respiratorias de las que protegerse. A medida que se acerca el invierno y las bajas temperaturas, crecen los casos de resfríos, gripes y bronquiolitis, que representan la mayoría de los motivos de internación y consulta médica.
Por este motivo, es sumamente importante prevenirlas, más aún en un contexto de pandemia. Los bebés, las embarazadas y los adultos mayores tienen más probabilidades de contraer este tipo de afecciones, por eso ahora se les deberá prestar mayor atención.
“La mayoría de estas enfermedades son virales y se transmiten de una persona a otra por el contacto directo con las manos contaminadas con secreciones nasales y a través de las gotitas aerotransportadas que generan al toser o estornudar aquellas personas infectadas por algún virus”, explica la doctora Valeria El Haj (M.N. 99.291).
El resfrío es una infección viral que tiene una duración de tres a cinco días y algunos de sus síntomas son: dolor de garganta, tos, estornudos, fiebre baja, dolores de cabeza y congestión nasal. Los de la gripe son similares, pero más intensos e incluyen dolor muscular y fatiga.
Otra de las enfermedades más comunes en esta época del año es la bronquiolitis. Esta patología perjudica principalmente a los más pequeños, en especial a los bebés menores de seis meses, y se manifiesta a través de una inflamación aguda de las vías aéreas inferiores o bronquiolos.
“Dificultades para respirar, silbidos o ruidos en el pecho, respiración rápida y agitada, somnolencia o decaimiento y labios o puntas de los dedos azulados, son algunos de sus síntomas”, describe El Haj, directora médica nacional de OSPEDyC.
Y si hablamos de este tipo de afecciones, no se puede dejar de lado la que paralizó al mundo: el COVID-19. Es una enfermedad infecciosa multisistémica que también afecta las vías respiratorias.
“Los síntomas más comunes son: fiebre, tos seca, cansancio y dificultad para respirar. Algunos pacientes también pueden presentar congestión nasal, dolor de garganta, pérdida completa del olfato y alteraciones en el gusto”, detalla la profesional.
Si bien este virus puede afectar a cualquier persona -continúa El Haj-, los adultos mayores y los pacientes que sufren afecciones médicas subyacentes, como hipertensión arterial, problemas cardíacos o pulmonares, diabetes o cáncer tienen más probabilidades de desarrollar formas graves de coronavirus.
¿Cómo prevenir el resfrío, la gripe y la bronquiolitis? Estas son las medidas más eficaces para protegerse a uno mismo y a los demás, según la doctora Valeria El Haj:
• Lavarse las manos con frecuencia y correctamente con agua y jabón o alcohol en gel.
• Cubrirse la boca y la nariz con el brazo al toser o estornudar para evitar la propagación de gérmenes y virus.
• Evitar llevarse las manos a la nariz, los ojos o la boca luego de tocar otras superficies, ya que se trata de las principales vías de contagio.
• Mantener los ambientes limpios y ventilados, abriendo puertas y ventanas para permitir el recambio de aire. Para desinfectar se recomienda utilizar alcohol al 70 por ciento o lavandina.
• Evitar el consumo de remedios sin receta, ya que puede ocultar los síntomas de la enfermedad, dificultando un diagnóstico correcto y empeorando el cuadro clínico.
• Aplicarse la vacuna contra la gripe, que forma parte del Calendario Nacional de Vacunación, para prevenir cuadros graves que requieran hospitalización. Los mayores de 65 años también deben vacunarse contra el neumococo (streptococcus pneumoniae).
• Evitar concurrir a la guardia. En caso de presentar síntomas de algunas de estas enfermedades típicas del invierno, tener en cuenta el uso de la telemedicina si se requiere una consulta médica.
Y por el coronavirus, se suman estas medidas obligatorias:
• Utilizar barbijo o mascarilla facial para salir al exterior.
• Mantener una distancia de al menos un metro con las demás personas.
• Cumplir con el aislamiento social, preventivo y obligatorio y pedir ayuda ante la menor sospecha de contagio o exposición al virus. Las líneas de atención son: 107 en CABA, 148 en provincia de Buenos Aires, 120 a nivel nacional.

Recommended Posts

Leave a Comment