ANSIEDAD, NERVIOSISMO Y ESTRÉS EN TIEMPOS DE CUARENTENA. ¿PUEDE AFECTAR NUESTRO CORAZÓN?

¿Cómo no sentir estrés ante la situación de aislamiento e incertidumbre que se vivencia en épocas de cuarentena? Todos sentimos estrés, las situaciones de la vida cotidiana no siempre son sencillas y en ocasiones sentimos que los problemas se acumulan. Sentir estrés no es malo, la forma en que reaccionamos al estrés sí y esto puede generar problemas en nuestra salud y nuestro corazón. Uno de los síntomas del estrés es la ansiedad como así también la depresión o los dolores de cabeza. Los pacientes con HP y sus cuidadores enfrentan estrés y ansiedad y corren un mayor riesgo de depresión que la población general. Desde que comenzó la emergencia de salud pública de COVID-19, los pacientes con HP y sus familias han reportado un mayor nivel de ansiedad de lo habitual. Tanto la HP como la ansiedad pueden afectar la frecuencia cardíaca, creando un círculo vicioso de frecuencia cardíaca rápida debido a la HP, que desencadena la ansiedad, lo que a su vez hace que el corazón lata aún más rápido. Lo cierto es que cuando sentimos estrés liberamos distintas sustancias, entre ellas adrenalina, una hormona que aumenta nuestra frecuencia cardiaca, es decir hace que el corazón lata a mayor velocidad y necesite más oxígeno para funcionar. La adrenalina también hace que respiremos más rápido e incluso que nuestra presión arterial aumente.
El estrés, sobre todo cuando es constante, puede generar dolores de cabeza, cuello o espalda, así como problemas gastrointestinales. También puede ocasionar dificultad para conciliar el sueño o para dormir adecuadamente, genera falta de energía, ansiedad o irritabilidad.
Desafortunadamente el estrés también puede ocasionar un aumento en el consumo de alimentos, comer por estrés genera sobrepeso, obesidad, alteración en los niveles de lípidos y enfermedad cardiaca.
Debido a lo anterior, el estrés se relaciona a hipertensión, aumento en niveles de colesterol, riesgo de hemorragia o infarto cerebral, enfermedad coronaria y riesgo de infarto cardiaco.
El manejo adecuado del estrés es muy importante, ya que nos ayuda a mejorar nuestra salud e incluso a disminuir el riesgo de enfermedad cardiovascular si hacemos ejercicio para lidiar con él. Existen diferentes alternativas para manejar el estrés: Hacer yoga, meditación, practicar ejercicios de respiración, escuchar música, pasar tiempo con la mascota, leer un libro, pintar, dibujar o tocar un instrumento, hacer jardinería o ponerse en contacto con la naturaleza, etc.
Debemos tomar en cuenta que no todos lidiamos con el estrés de la misma forma, por lo que no debemos compararnos con los demás. Cada quién es distinto y debemos elegir la alternativa o alternativas que mejor se acoplen a nosotros, de esta forma podremos manejar el estrés adecuadamente.
Referencias:
• Yaribeygi, H., Panahi, Y., Sahraei, H., Johnston, T. P., & Sahebkar, A. (2017). The impact of stress on body function: A review. EXCLI journal, 16, 1057–1072. doi:10.17179/excli2017-480
• Worthen M, Cash E. Stress Management. [Updated 2019 Jun 18]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2019 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK513300/
• Tofler G., Silver J., (2017). Psychosocial factors in coronary and cerebral vascular disease. UpToDate. Tomado de https://0-www-uptodate-com.millenium.itesm.mx/contents/psychosocial-factors-in-coronary-and-cerebral-vascular-disease?search=emotional%20stress&source=search_result&selectedTitle=2~150&usage_type=default&display_rank=2
• Mariotti A. (2015). The effects of chronic stress on health: new insights into the molecular mechanisms of brain-body communication. Future science OA, 1(3), FSO23. doi:10.4155/fso.15.21

Recuerde que el material contenido en este blog está destinado solo a proveer información acerca de la Hipertensión Pulmonar con fines educacionales. No sustituye la consulta ni la opinión del médico
POR FAVOR ANTE CUALQUIER DUDA CONSULTE CON SU ESPECIALISTA DE REFERENCIA.

Recommended Posts

Leave a Comment